Más de 300 millones de euros y 82.000 voluntarios dedicados a la lucha contra la precariedad social

Publicado: Martes, 06 Octubre 2015

Los datos de actividad anual aportados por las 70 Cáritas Diocesanas y 7.525 Cáritas Parroquiales que integran la Confederación Cáritas Española confirman, un año más, el fortalecimiento del compromiso de los voluntarios y donantes que sostienen sus acciones de lucha contra la precariedad social en esas "periferias" de la sociedad a las que se refiere el papa Francisco.

La fuerza de esta amplia base social y la opción por las personas más vulnerables están en el centro de cada uno de los datos que se recogen en la Memoria 2014, donde se señala que durante el último ejercicio Cáritas invirtió un total de 305.615.095 euros (un 23,4% más que en 2013) en los distintos proyectos, centros y servicios de ayuda. 

Gracias a una amplia batería de programas de lucha contra la pobreza, a lo largo de 2014 fue posible mejorar, dentro y fuera de nuestro país, la dignidad y el acceso a los derechos humanos de más de 4,3 millones de personas en situación de gran vulnerabilidad. Este trabajo de Cáritas por la defensa de la dignidad y los derechos de los más empobrecidos ha sido posible gracias a la labor de casi 82.000 voluntarios (un 5% más que en 2013), con el apoyo de unos 4.500 trabajadores remunerados. El informe de actividad confirma las tendencias de los años precedentes tanto en lo que se refiere al esfuerzo económico llevado a cabo dentro los distintos apartados de intervención de Cáritas como en el apoyo recibido por parte de los donantes y colaboradores privados como de las Administraciones públicas.

Aportaciones 
De los 305 millones invertidos en 2014, 222,8 millones (casi el 73% del total) proceden de aportaciones privadas (donantes, empresas, legados y particulares) y 82,7 millones (el 27%) de fondos públicos (Ayuntamientos, Gobiernos autónomos, Administración del Estado y Unión Europea). 

Los grandes apartados sociales a los que la Confederación destina mayor volumen de recursos son, por este orden, los programas de Acogida y Asistencia (80,5 millones de euros, un 16 por ciento más que en 2013), Empleo y Economía social (40,7 millones, un 13,3% más que el año anterior), Mayores (35,5 millones, que suponen un aumento del 24,4% sobre 2013), Personas Sin Hogar (28,7 millones, con un incremento del 36,4%), Familia e Infancia (23 millones) y Cooperación Internacional (22 millones). Destacan, asimismo, los esfuerzos realizados en aquellos apartados donde Cáritas viene desarrollando en los últimos años una respuesta especialmente intensa ante situaciones de gran precariedad social, como son los programas de Vivienda (al que se destinaron 6,7 millones de euros), Salud (2,9 millones) e Inmigración (4,9 millones). 

Perfil 
Sobre el perfil de las personas que acuden a la red confederal de Acogida y Atención primaria y el tipo de núcleo familiar que conforman estas personas, el 53% son parejas con hijos, otro 19,3% son mujeres solas con hijos/as a cargo (son los denominados hogares monomarentales) y el 11,3% restante corresponde a parejas sin hijos. 

En cuanto a la nacionalidad de los miembros del hogar, el 73% son españoles o ciudadanos de algún país de la UE 15, y el 26,6% inmigrantes de países extraeuropeos.
Otro dato significativo es que el 53% de las personas que acude a Cáritas vive en hogares en los que alguno de sus miembros está trabajando. Esto indica que tener un empleo no parece que esté ofreciendo suficiente protección ante el impacto de la pobreza o la exclusión social. Con relación a este dato, cabe señalar que en el 65,8% de los hogares atendidos por Cáritas hay personas desempleadas y de los parados acompañados el 74,2% lo es de larga duración (más de 1 año).

Asimismo, a la red de Acogida y Atención primaria acuden personas procedentes de distintos tipos de barrios, ya que, salvo en algunos lugares donde se produce cierto tipo de concentración territorial, la exclusión social está dispersa. Así, el 62% de las personas atendidas viven en barrios o zonas en buenas condiciones. Otro rasgo llamativo es que el 59,2% de los hogares atendidos por Cáritas han acudido previamente a los servicios sociales públicos en busca de ayuda. Un 42,7% ha acudido a alguna otra entidad social. Por último, se constata que el 58,1% de quienes acuden a Cáritas se encuentran en condiciones de pobreza (de los cuales el 33,2% están en situación de pobreza moderada y el 24,9% en pobreza severa). 

El 41,9% de las personas atendidas, aunque no son pobres en términos estadísticos, se enfrentan a otras problemáticas sociales o se encuentran en una situación de precariedad o vulnerabilidad. Del total de personas atendidas, se encuentran en exclusión social el 68,4%. Es importante tener en cuenta que hay personas afectadas por ambos procesos: pobreza y exclusión.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en Política de cookies.