Compromiso mundial para el cuidado de la "casa común"

Publicado: Viernes, 27 Noviembre 2015

Cáritas se suma a las movilizaciones previstas ante la próxima celebración en París de una nueva Cumbre sobre el Cambio Climático. La organización eclesial hace un llamamiento, alentado por el Papa Francisco en su Encíclica Laudatí Sí, a que todos los cristianos se unan al trabajo por la justicia climática.

Cáritas Española estará presente en esta cumbre, que se celebrará en la capital francesa del 30 de noviembre al 11 de diciembre, como parte de la delegación de Cáritas Internationalis. Lo hará para trasladar a los países miembros de la ONU que participan en esta conferencia internacional (COP21) dos peticiones concretas. Por un lado, un acuerdo decisivo y vinculante, con financiación suficiente, para respaldar los derechos de las personas más pobres y vulnerables y proteger el planeta. Y, por otro, una mayor participación de las personas afectadas por el cambio climático en la toma de decisiones y puesta en marcha de las acciones para frenarlo.

Desde Cáritas, además, se anima a todas las personas a que participen en las movilizaciones que este domingo 29 se celebrarán en numerosas ciudades de todo el mundo para exigir políticas que eviten el deterioro de, en palabras del Papa Francisco, nuestra "casa común".

Consecuencias

El cambio climático es una realidad que nos afecta a todos. De modo particular, atenta contra la vida y los derechos de las personas y comunidades más vulnerables, precisamente aquellas que menos provocan el cambio climático son las que más padecen sus efectos. Para Cáritas, el cambio climático es una expresión evidente de la crisis ecológica de nuestro tiempo y está estrechamente relacionado con el modelo de extracción, producción, distribución y consumo. La Comisión Europea estima que cerca de 100 millones de toneladas de alimentos se desperdician cada día, y la FAO estima que aproximadamente 1/3 de los alimentos producidos se desperdician. Durante demasiados años hemos explotado la tierra como si fuese inagotable: hemos extraído recursos sin preocuparnos por las consecuencias. “Hemos crecido pensando que éramos sus propietarios y dominadores, autorizados a expoliarla” (LS, 2). Así, hemos roto los ciclos naturales y provocado desequilibrios una de cuyas mayores manifestaciones es el cambio climático.

Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en Política de cookies.