El obispo pide a Cáritas un compromiso para cambiar el mundo desde el Evangelio

Publicado: Domingo, 21 Octubre 2018

El obispo de Jaén, Amadeo Rodríguez, ha clausurado este mediodía la II Escuela de Cáritas Diocesana de Jaén, que se ha celebrado durante este fin de semana en el Seminario Diocesano. Alrededor de 150 personas, entre voluntarios y trabajadores de la entidad eclesial, han participado en las ponencias y talleres de esta segunda cita formativa, organizada por el equipo de Animación en el Territorio.

clauswebEl prelado jiennense ha presidido la eucaristía con la que se ha puesto punto final al encuentro, que deja buen sabor de boca a los participantes, tanto por el interés de las temáticas abordadas, como por el nivel de los ponentes. Rodríguez Magro, durante la homilía, ha recordado la celebración del día del Domund y ha aseverado: “Todos tenemos la misión de anunciar a Jesucristo, de llevar la buena noticia a todas partes. Todo cristiano es una misión en el mundo”. “Somos discípulos misioneros y todos, hagan lo que hagan, configuran el rostro de la Iglesia. Somos una misión, dice el Papa Francisco”, ha apostillado.
El obispo de Jaén se ha detenido en la invitación del Domund de este año a cambiar el mundo, que ha hecho extensiva a los participantes en el encuentro formativo de Cáritas. “No es una utopía. Es lo que hacen los hombres y mujeres cada día”. Pero ha matizado: “Cambiar el mundo al estilo del Evangelio es el mejor modo de cambiar. Por eso es importante que recapacitemos para siempre servir desde el Evangelio. Esta debe ser la raíz y la fuente”. Ha insistido en que este compromiso con el cambio del mundo debe sustentarse en una profunda actitud de servicio, en una entrega generosa a los demás. “Jesús está siempre a los pies del hombre. Desde Cáritas, tenemos que estar siempre a los pies de los hombres, a su servicio”. Ha concluido su homilía pidiendo a los asistentes que se lo crean: “Lo hacéis en nombre de la Iglesia. Cáritas debe ser siempre un testimonio precioso de la Iglesia del Señor en cada pueblo y en cada ciudad”.
Por su parte, el director de Cáritas Diocesana de Jaén, Rafael López-Sidro, en su intervención al término de la eucaristía, ha concretado que durante este fin de semana han pretendido crecer “para ser mejores testigos del amor de Dios para servir a las personas desfavorecidas”. Ha agradecido a organizadores y participantes la presencia y ha pedido a Dios que les ayude a hacer realidad lo que han asimilado en esta cita: “Ser instrumentos útiles al servicio de la voluntad de Dios”.


CITA FORMATIVA. La II Escuela de Otoño comenzó este sábado con la ponencia del hasta ahora delegado episcopal de Cáritas Española, Vicente Altaba, con el título “El servicio de la caridad, camino privilegiado de santidad, según Gaudete et exsultate”. En ella trazó el camino hacia la santidad desde el compromiso social. Posteriormente, el director del Hogar Santa Clara y responsable del Programa de Personas en situación de Sin Hogar, Álvaro Montejo, compartió su experiencia como voluntario internacional de Cáritas Española en Ecuador. La primera jornada continuó con cuatro talleres formativos, especialmente dirigidos a voluntarios y trabajadores de Cáritas Diocesana de Jaén. En concreto: “Cuidarnos para cuidar”, “Cuidado de la casa común”, “Herramientas para la motivación de la entrevista” y “Acompañando la soledad de nuestros mayores”. Por la noche, hubo también espacio para el ocio, con un cuentacuentos a cargo de Noelia Camacho, que hizo las delicias de los asistentes, y, posteriormente, una velada de convivencia, que cerró la jornada.

Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en Política de cookies.